Decora Tu Primer Hogar!

 

Por: Lic. Rosa María Berlanga

Un hogar es algo más que una casa. En él se desarrolla una parte importante de la vida de las personas, en él se guardan aquellos objetos más personales y que más se identifican con uno mismo, en él se desarrolla un conjunto de actividades cotidianas, familiares, íntimas. De modo que el hogar es un entorno imprescindible, la circunstancia más inmediata, el marco más propio. Por ello el hogar en cierta manera sintetiza una parte muy importante de la vida de las personas y define el carácter y la personalidad de quienes lo habitan.

Cuando llega el momento de decorar la primera casa, puede crearse un buen número de dudas que en un principio parecerá imposible de resolver. Se puede dar el caso que una pareja llegue a perder el sueño tratando de descubrir cuál es el sofá más adecuado para el nuevo salón, cómo acondicionar el dormitorio para los hijos que se quieren tener, qué elemento y qué gama de colores darán mejor resultado en la cocina o en el cuarto de baño o si es necesario y posible realizar determinadas reformas en la vivienda para darle un aspecto diferente, con el que uno pueda identificarse mejor.

Si bien es cierto que el trabajo de la decoración no es fácil, si se quiere lograr el éxito tampoco hay que asustarse, pues la decoración es como un divertido juego que no tiene normas fijas y en el que la intuición, la fantasía y el buen gusto de cada uno han de ser suficientes para convertir la primera casa en aquello que siempre se había soñado.

Amueblar una casa significa plasmar las ideas particulares en el conjunto de la vivienda, convertirla en algo personal y lleno de carácter. Por ello, el hogar debe reflejar la forma de ver la vida de quien la habita, conservando y expresando su manera de ser, sus gustos, necesidades y preferencias.

Una vez elegida la casa después de comprobar que ésta disfruta de la luz natural que se desea, que la estructura se encuentra en buenas condiciones y que las instalaciones funcionan correctamente, lo mejor es no perder la calma y evitar la precipitación, tomarse el tiempo necesario para asimilar cómo se desea decorar realmente. No es bueno tener todo al detalle antes de entrar a vivir en ella porque muchas veces sucede que no se tiene la comodidad o la estética que se buscaba y entonces ya resulta más complicado realizar cualquier cambio en la distribución. En la medida de lo posible hay que tratar de invertir el presupuesto en los elementos más importantes y básicos: mesas y silla cómodas para el comedor; una buena cama o un agradable sofá; los detalles y los complementos deberán resolverse poco a poco. La reflexión y la experiencia diaria clarificarán muchas dudas y ayudarán a resolver el detalle.

El salón comedor es una de las estancias más importantes ya que allí se desarrolla la mayor parte de la vida en común del hogar, es la parte que se abre a los invitados y dónde, muy a menudo, se busca el descanso y el relax. Es muy recomendable prever inicialmente una lámpara, una mesa y sillas para la zona del comedor; así como un sofá, una mesa de centro y una lámpara de pie para la de estar; se trata en definitiva de los elementos más esenciales. Luego la propia vida del hogar ayudará a descubrir los gustos de cada quien, sustituyendo fácilmente los elementos iniciales y añadiendo otros.

El cuarto de baño y la cocina son probablemente las habitaciones que mejor pueden ser decoradas de antemano, puesto que básicamente necesitan unos elementos muy concretos y su funcionalidad es obvia. Simplemente hay que elegir la línea decorativa que mejor se adapte a las dimensiones de las estancias y el conjunto decorativo de la vivienda.

Al diseño de los muebles es preciso añadir el interés de conseguir el modelo y que los elementos escogidos se adapten a las dimensiones de los espacios y que permitan una comodidad en el movimiento, así como una lógica distribución de acuerdo a sus funciones.

El dormitorio es también una estancia fundamental, pues es cierto que la forma de despertarte afecta el desarrollo de toda tu jornada. Decorar una habitación no significa llenarla de objetos, por eso es mejor inclinarse por la sencillez y la comodidad de una buena cama, un par de mesitas de noche con sus lámparas para la lectura y un práctico armario. Como en las demás estancias es primordial procurar pocos elementos bien elegidos que reflejen la personalidad del usuario; el tiempo y la vida en el propio hogar irán determinando más tarde cuáles son los detalles más necesarios y agradables.

MI HOGAR IDEAL

harriaga3@gmail.com

No Comments

Post a Comment

})(jQuery)